Musas

Musas

lunes, 8 de mayo de 2017

Puede que no vuelvas.

La verdad, no sé, y no entiendo por qué, lo nuestro es como un giratiempos. Como un dado que no cae de ninguno de sus lados y se queda por el vértice rodando, infinitamente. Como el Día de la Marmota, como si el tiempo no pasase, pero nos pasa y nos deshace, como si no nos hubiéramos despedido nunca, pero lo hicimos y nos deshizo. Cada cierto tiempo nos aparecemos. Te me apareces. Rompes mi dinámica positiva, esa de los ciento veinte y tantos días haciéndome el tonto, creyendo no conocerte. No saber ni quién eres. Y, aunque no lo parezca y aparente, soy yo quien, como nadie, te conoce. Quizá el tiempo haya transformado, extirpado, potenciado y acabado con algunas de las cosas a las que estaba acostumbrado. Sé que no ha sido tanto ni demasiado. Si a los ojos llego a mirarte, vuelves a ser aquella niña, al fin y al cabo. Puede que, en realidad, sea yo el que sí que haya cambiado. Rompes mi rutina, mi día a día. Haces que mis dedos tiriten al escribirte. Que como un loco divague, obviando que ya no existen ningunas oportunidades. Tú reconstruida, yo maldito y en ruinas, como ya dije. Logras que piense y que recuerde, que lo bueno y lo malo se intercalen. Que no vea claras todas esas imágenes. Que no vea que eso es pasado muerto de lo que hay que olvidarse. Que no veo nada, porque no me quito esta venda con tu olor que me tapa los ojos. Puede que no vuelvas. Que lejos me vaya. Mientras quede un soplo de vida, malditos de nosotros, nos quedará una esperanza viva. A los dos. Por eso te odio y me odias. Porque no te vas a librar de mí. Joder, porque no me voy a librar de ti.

Gregorio S. Díaz "Puede que no vuelvas". 


No hay comentarios:

Publicar un comentario